EMPLEO MILLENNIAL

Este San Valentin regala Engagement

Cuando leo artículos sobre el TALENTO, sobre como atraer el talento, sobre como retener el talento a veces me da la impresión que la selección de personal busca el profesional idóneo así como el cazador busca su trofeo. En nuestro trabajo debemos no solo atraer y retener el talento sino enamorarlo y mimarlo, día a día.

Por eso debemos generar engagement


El COMPROMISO o Engagement 
es el quid de la cuestión

El engagement lo podemos entender como el nivel de compromiso que se crea entre trabajadores y empresa. Y es que la ausencia de este compromiso genera unas pérdidas millonarias. De hecho esto infiere directamente sobre lo que se denomina rotación laboral “voluntaria” forzosa.

Y es que como ya comenté hace años en mi Trabajo Final de Carrera todas las empresas quieren que sus mejores trabajadores se queden pero no siempre hacen todo lo posible. Y para sorpresa de algun@s no depende tanto de que se les pague más que la competencia, o que una empresa le ofrezca el doble por el mismo trabajo, esto no es una guerra de precios. Pero sí que es cierto que el trabajador se quedará con quién más apueste por él. Con quién más le valore.

En la mayoría de los casos la rotación laboral “voluntaria” forzosa es un indicador de  insatisfacción. Esta claro, si la empresa no valora a su capital humano y no se esfuerza por mimar el talento este abandonará la empresa y los gastos derivados de la búsqueda de nuevos candidatos serán mucho mayores debido al tiempo y dinero que habrá que destinar en las nuevas contrataciones.

Obviamente debemos tener presente que la insatisfacción laboral y desmotivación de los empleados repercute no solo en su rendimiento y productividad sino que también infiere directamente sobre su persona.
Es decir, hablamos entonces de que pueden aparecer síntomas de estrés como depresión o ansiedad, irritabilidad, que provocan en el trabajador un estado de alerta, de miedo, nerviosismo, confusión, y esto puede hacer que sufra cambios en su estado de ánimo. Todo esto suele venir además acompañado de pensamientos muy negativos, de excesiva autocrítica, de dificultad para concentrarse y tomar decisiones importantes.
Incluso siendo la persona más observadora del mundo puede provocar que se le olviden las cosas.


Porque como en cualquier relación
lo más importante es la comunicación y la confianza.

No estoy diciendo que toda la culpa la tengan las empresas, obviamente también existen factores externos que influyen. No quiero que nadie crea que estoy demonizando la figura de la empresa. De hecho también el propio mercado juega un papel importante en todo esto. La presión a la que se ve expuesta cualquier empresa a la hora de generar beneficios inmediatos es bestial, además juegan con un margen de error muy pequeño en el que además de pagar miles de facturas tiene que cumplir objetivos económicos cortoplacistas lo que le impide mirar hacia el futuro como les gustaría para así poder INVERTIR en el capital humano.


No se puede pretender tener los mismas ganancias, que Google si la empresa no invierte y se preocupa por el bienestar de sus empleados como Google.

Y sí digo INVERTIR, en mayúsculas. Cuando se habla de esto muchas empresas se llevan las manos a la cabeza porque piensan que hay que llevar a cabo medidas muy costosas que incluyan los últimos avances tecnológicos. Además la realidad es que no todas las empresas pueden o quieren competir al nivel de Greatplace to work. 
Pero pueden incluir ciertas dinámicas de trabajo en el día a día que favorezcan el buen clima de la empresa.

Por eso siempre reivindico que me parece un fallo garrafal que las empresas no creen planes de acogida, planes de sociabilizacion para favorecer todos los niveles de comunicación de la empresa.


Por eso debemos reconquistar

Algunas empresas apuestan por la gamificación, otras apuestan por incluir nuevas tecnologías, otras por los beneficios sociales, otras por incluir zonas de confort o espacios de descanso, y otras grandes empresas a nivel internacional van más allá. Pues se han dado cuenta que incluir en sus dinámicas de equipo las técnicas conscientes favorecen a la creación de vínculos de equipo y  esto se refleja en los resultados. En definitiva, el rendimiento y productividad de los participantes
aumenta y se consigue crear Engagement.

En España ya existen profesionales especializados en el tema. Y en Asturias tenemos la suerte de contar con una pionera como es
Desireé Tijerín Valdés directora de Escuela en cuerpo y alma donde enseña como crear engagement mimando a nuestros empleados a través de la canalización y meditación.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: